Skip to main content

La Caida de Cadia

Tenía muchas ganas de hacerme con este libro de la colección Gathering the Storm. Tras leer trasfondo de la última incursión de los Mil Hijos sobre Fenris (Wrath of Magnus), me quede con ganas de que el Caos consiguiese llegar un poco más allá. Para los que no hayáis leído este último, he de decir que tiene varios puntos que no me gustaron nada. Uno es el spanglish exagerado y otro el típico argumento en el que tras una catastrófica invasión del Caos, todo acabe como empezó sin ningún cambio significativo. Por suerte, la Caida de Cadia no flaquea tanto en estos aspectos, y nos trae de vuelta a Abaddon con ganas renovadas de someter a la humanidad.

La Caída de Cadia

Cuando compré la Caida de Cadia me encantó que fuese un libro de tapa dura. Aunque no tengo problemas con el inglés me gusta leer en mi propio idioma, y es una lata que todos los libros que van sacando sean en tapa blanda. Por suerte los tres libros de  Gathering the Strom serán así. Un acierto por parte de Games Workshop.

Respecto a la calidad, el libro es maravilloso. El papel, las tapas, ilustraciones, etc. son de muy buena calidad. La portada me ha parecido muy buena, con Abaddon sobre un fondo blanco. Deja perfectamente claro que el enemigo del Imperio ha vuelto a tomar venganza.

Por último, el precio del volumen no dista mucho de la mayoría de los codex actuales, por lo que aunque es algo caro, es más asequible que otros como el Wrath of Magnus.

Contenido

Me ha maravillado que el 85% del libro sea trasfondo. Al contrario que otros libros como el de las Legiones Traidoras en el que priman las reglas, en este encontraremos una larga narración que abarca casi la totalidad del mismo. Si los dos libros siguientes mantienen la línea puede ser una colección muy interesante.

Respecto al trasfondo, y sin entrar en hacer spoilers, he de decir que me ha gustado. Encontramos sucesos y acontecimientos que se salen de lo que nos tiene acostumbrados Games Workshop. Algunos de los puntos que veo muy acertados son:

  • ¡El trasfondo avanza! No nos quedamos bajo un equilibrio de fuerzas tras una lucha épica. Como el propio nombre del libro adelanta, parece que un importante sector Imperial va a tener graves problemas, dando paso a lo que será una futura invasión a gran escala desde el Ojo del Terror.
  • Mueren personajes conocidos. Que alguna figura importante muera es genial para no dar una sensación de estancamiento del trasfondo.
  • La vuelta del Gran Saqueador. Abaddon es uno de los personajes más interesantes de Warhammer 40k bajo mi punto de vista. Me ha gustado mucho que le diesen protagonismo.
  • Otras razas intervienen. Creo que esto ha sido uno de los puntos que más me ha gustado. Personajes de razas no imperiales tienen un papel interesante en la línea de narración, lo que puede que habrá la puerta a alianzas interesantes cuando la Cruzada Negra avance.

Por otra parte, la sección de reglas del final tiene cosas interesantes. En especial, el destacamento en que se juntan todas las fuerzas leales del Imperio me parece perfecto para jugar campañas, grandes partidas, etc.

Conclusiones

Espero que los próximos libros mantengan el nivel en cuando al avance del trasfondo. Me encantaría una gran Cruzada Negra que cambie por completo el estado actual Warhammer 40k. Me defraudaría mucho que al final todo acabe en un asalto a Terra, derrota del Caos  y vuelta a empezar. Que ocurran grandes cambios, mueran tropas, vuelvan grandes héroes (como se ha visto con el primarca de los Ultramarines) y ciertas cosas cambien de manera irreversible (justo lo que ha ocurrido con Cadia) daría muchísimo dinamismo al juego.

¿Deberá formar alianzas el Imperio con razas xenos para parar al Caos?  ¿Morirán otros personajes importantes o muchos famosos serán destruidos? Habrá que ir viendo, de momento ya ha habido un gran acontecimiento, y eso es un buen comienzo.

Árbitros Goblin y Halfling

Tenemos una incorporación bastante interesante, que aporta a los partidos de Blood Bowl un toque más «realista»: los árbitros.

Arbitrós Goblin y Halfling

Presentamos nuevas reglas para aportar un extra en cada partido, los árbitros intentarán dentro de lo posible encauzar el encuentro intentando no ser los protagonistas. Su labor desde la sombra aportará la mayor legalidad posible, pero como ocurre en la realidad, pueden liarla bastante.

Si queréis alocar más las partidas, seguid estas indicaciones:

Reglas

Antes de la patada inicial, los entrenadores tiran un dado y el ganador escoge una de las miniaturas árbitro (goblin o halflings) y la coloca junto al campo.

Cada vez que se produzca una falta y el jugador no sea expulsado, el árbitro se mosqueará y podrán pasar varias cosas:

  • Si el árbitro se encuentra junto al campo y no en uno de los banquillos de los equipos, se colocará en el área del banquillo del equipo que cometió la falta, en el «1» del marcador de Touchdown.
  • Si el árbitro se encuentra ya en el banquillo del equipo que cometió la falta, se le desplazará una casilla a la derecha al siguiente número. («8» en el número máximo que puede desplazarse)
  • Si el árbitro se encontraba en el banquillo del otro equipo, se desplazará a la izquierda. Si ya se encontraba en el «1», se retira del banquillo y se coloca de nuevo junto al campo.
  • Si un jugador del equipo al que el árbitro está vigilando es expulsado o recibe un soborno, se calmará y volverá junto al campo.
  • Si el árbitro al desplazarse se encuentra en el banquillo del equipo que cometió la falta, se tira dado 1D6. Si el resultado es mayor que el número del marcador Touchdown sobre el cual se encuentra el árbitro, no pasará nada. En cambio si el resultado es igual o inferior, sufrirá lo siguiente:

Árbitro Goblin:

Coloca al jugador tumbado y haz una tirada de heridas.

Árbitro Halfling:

El equipo pierde inmediatamente una segunda oportunidad de equipo. Si no le quedaban oportunidades de equipo, el equipo rival gana una.

The Dwarf Giants

Un equipo veterano, conocido por todos, necesario para aportar a los partidos de Blood bowl un toque salvaje y poderoso. Estamos hablando del equipo enano, los Dwarf Giants.

Dwarf Giants

Estamos ante un equipo incial de Blood Bowl bastante equilibrado, una de las razas más conocidas del mundo fantástico de Warhammer. Los enanos no destacan por su velocidad, pero son un equipo muy compacto y utilizando buenas estrategias defensivas, pueden ser realmente complicado anotar.

Aquí os dejamos la tabla de habilidades:

Contenido de la caja:

  • 2 Troll Slayers
  • 6 Linemen (con cabezas alternativas para el Troll Slayer y el Blitzer)
  • 2 Blitzers
  • 3 balones Dwarf
  • 2 Runners
  • Moneda de anotación de doble cara
  • Ficha de turno

Precio: 25€

La fecha de salida será el próximo 4 de febrero de 2017

La raza de los enanos es muy interesante, sobretodo cuando podamos disfrutar de la apisonadora, uno de los mejores recursos para Blood Bowl. Como ya sabréis de ediciones anteriores, las apisonadoras ignoran las zonas de defensa enemiga, siendo imposible aplacarlas defensivamente. Nos tocará esperar para tener esta miniatura, junto a la de los héroes, que la verdad prometen.

Miniatura antigua

Miniatura nueva

La verdad que GamesWorkshop está haciendo un gran trabajo con Blood Bowl, los equipos salen a un precio bastante ajustado. No es de extrañar que los aficionados a este violento (y divertido) deporte fantástico tengamos más de una raza en nuestra colección.

Coged sitio en las gradas, preparad las palomitas y una buena cerveza fría, porque los enanos ya saltan al terreno de juego.

Proyecto 2017: Mil Hijos

Tal y como adelantaba en la entrada que publiqué a principios de año, me he marcado algunos objetivos relativos a las miniaturas. Uno de ellos es preparar un ejército de Marines Espaciales del Caos (MEdC), particularmente la legión traidora de los Mil Hijos. Las minis de esta facción son increíbles, y tras los regalos de Navidad tengo todo lo necesario para ir empezando.

Llevaba tiempo tras los Mil Hijos, mucho antes de renovaran las miniaturas ya me había planteado hacerme con alguna unidad, a partir del pack de expansión que vendía Games Workshop para los MEdC. Este solo traía las cabezas, torsos y hombreras, pero me parecía muy caro tener que gastarse dinero en artículos para tener una sola unidad.

Preparando el ejército

Con la renovación no me lo pensé y me hice con algunas miniaturas y extras. Una de las cosas que compré sin dudarlo fueron los dados de edición limitada, ya que en cuanto los sacan vuelan. Con el Wrath of Magnus, dados, Tzaangors, Hechiceros y Marines Rúbrica tenía suficiente para ir preparando algo, aunque fuese para partidas de Kill Team.

Lo bueno llegó después, en Navidades recibí varios regalos y sume a la colección los Exterminadores y a Ahriman. ¡Con esto ya tenía una formación completa y parte de la segunda! Si nos fijamos en el destacamento, las formaciones War Cabal y War Coven las tengo casi completas, a excepción de dos unidades de Tzaangors. Lo mejor de todo, es que sin contar ningún arma o opción especial ya tengo exactamente 1005 puntos. ¡Y sin incluir a Ahriman! En cuanto añada opciones pueden convertirse muy fácilmente en 1200 pts.

Además, el alto coste de cada miniatura (250 pts la unidad de Marines Rúbricas) hace que sea super asequible pintar a buen nivel el destacamento, ya que no se trata de un ejército de +200 miniaturas. Con el esquema que hice anteriormente, hablamos de solamente 48 miniaturas (y porque 30 son Tzaangors). Planificándome bien, en un año puedo tener perfectamente pintadas todas las figuras, haciendo 4 miniaturas por mes. Esto me permite compatibilizar con otros proyectos y no aburrirme al pintar siempre lo mismo.

Objetivo:

+4 miniaturas por mes pintadas

Iré  actualizando como va el proyecto de vez en cuando para que podáis seguirlo, seguramente de manera mensual. Próximamente más avances del proyecto y alguna que otra guía de pintura 🙂

Herejía de Horus para novatos I

La Herejía de Horus es uno de los pilares centrales de Warhammer 40k. La acción se ubica 10.000 años antes, exponiendo los sucesos que definirán el Imperio de la humanidad en el presente de la línea temporal del trasfondo. El conjunto de relatos, novelas e historias que rodean el universo de la Herejía es increíble y muy detallado, lleno de personajes de gran carisma, intrigas y batallas.

Si eres nuevo en Warhammer 40k, puede ser una tarea ardua ponerse al día de todo el trasfondo relacionado con la Herejía de Horus. Por suerte has llegado al sitio correcto, ¡nosotros te lo contamos! Este artículo, y los posteriores que vendrán, tienen objetivo introducir a los nuevos jugadores al trasfondo de la Herejía  de Horus y en cierta medida a Warhammer 40k, narrado de una forma estructurada y sobre todo resumida 🙂

Herejía de Horus · Resumen

Bien, imaginemos que nos encontramos en el planeta Tierra (llamado Terra) dentro de muchos años. La humanidad, pese a la tecnología avanzada que posee, se encuentra en una época oscura. Las guerras son continuas, y lo que antes era una civilización que se extendía por toda la Galaxia, ahora es un conjunto de sistemas aislados entre si.

Es entonces cuando surge una figura que tomará las riendas del destino de la humanidad, el Emperador. No es un hombre como tal: sabio, justo, inmortal y un poderoso psíquico. Incomparable al lado de cualquier ser humano. Obviamente, una figura de tal poder requiere de un ejército a la altura, y es aquí donde entran en juego los Astartes.

Emperador de la Humanidad

Fruto de la tecnología genética, el Emperador creó una versión mejorada del ser humano. Se dice que un soldado Astartes tiene el valor de 100 humanos normales. Su altura es mayor, de más de dos metros y medio. Poseen órganos adicionales que mejoran su  percepción, fuerza y destreza. Además, por si eso fuera poco, la fisiología de un Astartes hace que no pueda sentir el miedo.

«Son mi bastión contra el Terror. Son los Defensores de la Humanidad. Son mis Marines Espaciales, y no conocerán el miedo»
El Emperador

La Gran Cruzada

El Emperador puso en marcha un gran proyecto. Creó un ejército de estos nuevos super soldados. Una fuerza imparable que en poco tiempo se hizo con el control del Sistema Solar, y permitió recobrar el sueño de una Humanidad unida. El objetivo era unificar de nuevo a todos los seres humanos repartidos por la Galaxia, formando un gran Imperio. Basándose en los mismos principios genéticos le habían llevado a la victoria, 2o legiones Astartes comenzaron a gestarse. Cada una de ellas estaría dirigida personalmente por un Primarca, guerreros creados a partir del código genético del propio Emperador, sus «hijos». Cada legión comparte los atributos de su Primarca, definiendo el carácter y habilidades de la propia legión.

Comparación de guerrero Astartes con soldados modernos

Tras diversos contratiempos, 18 de las legiones fueron viables y sus Primarcas tomaron las riendas de los ejércitos de la Humanidad. El propio emperador lideró a sus hijos en lo que se denominó la «Gran Cruzada», logrando cientos de victorias y expandiendo los territorios de su ejército. El credo del Imperio fue transmitiéndose a todos los mundos anexionados con el objetivo de acercarles a la cultura del Imperio. La «Verdad Imperial» fue inculcada en cada planeta, exponiendo que la luz de la razón y la ciencia son las únicas verdades de la Galaxia. No hay deidades, no hay demonios.

Con el paso del tiempo, el Emperador se retiro a Terra, con un proyecto secreto entre manos. Dejó al mando de la cruzada a su hijo más querido, Horus, nombrándole Señor de la Guerra. Bajo su mando, la Gran Cruzada continuó, obteniendo gloriosas victorias en lo que parecía la era dorada del ser humano. Por desgracia, no todo podía ir bien. Pese a lo que pregonaba la Verdad Imperial, fuerzas oscuras aguardaban su momento. Si existían los dioses.

Señor de la Guerra Horus, corrompido por las deidades del Caos

La traición

Las deidades del Caos, antiguas y malvadas sedujeron a varias de las legiones, entre ellas la comandada por Horus. La fuerza rebelde se posicionó en contra del Emperador, considerándole indigno y tratando de reemplazarlo por el Señor de la Guerra. Algo que parecía inimaginable, la lucha entre hermanos, Astartes contra Astartes, se convirtió en una realidad. Las legiones se alinearon, dividiéndose entre leales y traidoras.

Tras darse a conocer la traición cientos de soldados fueron asesinados. Los poderes otorgados por parte de los dioses del Caos dieron superioridad a los traidores. Los combates fueron encarnizados y varias de las legiones leales sufrieron daños irreparables por culpa del engaño del Señor de la Guerra. Varios Primarcas murieron dieron su vida por el camino.

La guerra civil continuó su avance arrasando sistemas enteros, hasta llegar a la propia Terra. Las legiones traidoras y huestes de demonios llegaron hasta el propio palacio del Emperador. En un último intento desesperado el propio Emperador asalto la nave insignia de Horus. Ambos se batieron en un duelo sin igual. Horus consiguió herir al Emperador de muerte, quien pese a las graves heridas logró matar a Horus.

Tras la muerte de su comandante, los ejércitos sublevados se batieron en retirada, pero el daño ya estaba hecho. El emperador, cerca de su muerte, mando construir una cámara conocida como el «Trono Dorado» que le preservaría con vida pese a las mortales heridas. En su último aliento, fue enterrado en sus profundidades, donde el soporte vital le preservaría con vida. Ningún mortal ha vuelto a comunicarse con él en 10.000 años, justo donde comienza el trasfondo de Warhammer 40k.

Emperador en el Trono Dorado

Continuará

Espero que os haya gustado el resumen y tengáis una idea inicial con la que empezar a disfrutar del trasfondo de Warhammer 40k y la Herejía de Horus. ¡Recordad que ni siquiera hemos arañado la superficie de la historia! Pronto hablaremos de muchas cosas que hemos dejado por el camino con más detalle (las legiones, primarcas, etc…). No os lo perdáis.