Consejos al pintar ejércitos

Hoy he querido escribir algo diferente relacionado con la pintura, y más que orientarlo a técnicas o miniaturas específicas, voy a dejar algunos consejos y experiencias que he ido acumulando con el paso del tiempo.

En primer lugar es necesario decir que pintar ejércitos es todo un reto, al menos con el concepto de pintura que tengo yo. Se pueden pintar miniaturas de muchas maneras, pero a los que nos gustan los pinceles siempre queremos un resultado con el que estar contentos. Esto no significa pintar para concurso, pero si saber que has obtenido un resultado aceptable dentro de las capacidades personales. Por tanto, pintar +50 miniaturas es una verdadera hazaña, teniendo en cuenta la desorbitada dedicación que puede ser necesaria.

Por mi parte, siempre he querido tener ejércitos pintados, pero nunca conseguía ser constante como para llegar a pintar si quiera 500 pts (hablando de Warhammer). Al final, acababa saltando de un proyecto a otro y llenaba las estanterías de miniaturas a medio pintar (en mi opinión lo peor que se puede hacer). Con el tiempo y la edad fui cambiando de mentalidad, aprendiendo de los errores y de mi forma de afrontar estos proyectos hasta ser capaz de pintar ejércitos a un nivel muy aceptable.

Como no quiero extenderme demasiado, os voy a enumerar algunos de los puntos que en mi caso han sido fundamentales:

  • Elige una facción que te entusiasme y acéptala como tu compañera de viaje: Cualquier ejército que pintes va a tener muchísimas miniaturas iguales y tendrás que jugar muchas partidas con él, por tanto es muy importante elegir ese capitulo o legión que realmente te encanta y no te importa tenerle hasta en la sopa.
  • Planifica qué cosas son imprescindibles: Antes de liarte a pintar el ejército echa un vistazo a que unidades tendrás que pintar si o si (battleline, líneas, etc.) y haz un hueco especial para ellas. Intenta repartirlas a lo largo del periodo de pintura para no aburrirte. De la misma forma, identifica aquellas que te encanten y estés deseando pintar, ayudará ponerse con ellas cuando la cosa se vuelva aburrida.
  • Determina el nivel de pintura y haz un calendario con objetivos mínimos alcanzables: No todo el mundo pinta igual. En mi caso me planteo pintar al menos una unidad (~5 miniaturas) al mes como mínimo. Este objetivo es fácil de conseguir, y muchos meses me doy cuenta que he conseguido pintar muchas cosas más. En el peor de los casos, pintando 5 miniaturas al mes consigo al cabo de un año tener unas 60 miniaturas pintadas, lo que no está nada mal. Dependiendo de tu nivel, puedes variar estos objetivos, pero siempre que sean cosas alcanzables.

  • Pinta grupos de miniaturas y planifica el esquema de colores: Pintar en grupo ayuda a avanzar muchísimo más rápido. Es una cuestión de disciplina, pero según avanzas te vas dando cuenta que es lo que marca la diferencia. Ir color en color, zona por zona, haciendo todas a la vez disminuye el tiempo de pintado mucho. Como excepción, si es la primera vez que voy a pintar un grupo de miniaturas, suelo hacer una a modo de piloto y anotar todos los colores y pasos a seguir. De esta manera, si cometo un error al elegir el esquema o colores, es más fácil subsanarlo que haciendo todas a la vez. Una vez sepas el esquema a seguir trata de seguirlo y sacarle el máximo rendimiento (el aerógrafo ayuda mucho).
  • Date algún capricho de vez en cuando: Ya sea con las miniaturas que te gusten de tu ejército (lo ideal) o pintando algo que te distraiga entre medias, es importante desconectar un poco y pintar alguna cosa diferente de vez en cuando.
  • Comparte los resultados y motívate: Mostrar el progreso a la comunidad ayuda mucho para no decaer, ya sea en Internet o cuando juegues partidas.

Espero que estos consejos os sean útiles, y no dudéis en escribirnos con vuestro punto de vista o cualquier aportación 🙂

Mesa de wargames en casa II

Hace unos meses os contamos el proyecto de montar una mesa de wargames en casa buscando algo práctico y de buena calidad. Tras tener el proyecto parado por fin he podido retomarlo y volver a la carga con avances sobre como va la mesa. El siguiente paso tal y como se habló, es comprar un tapete de buena calidad que nos permita simular el suelo donde combatirán las miniaturas.

Existen varias alternativas para esto:

  • Tablero texturizado: Es sin duda la solución más realista y detallada. Se trata generalmente de laminas, generalmente modulares, que se montan encima de la mesa y están texturizadas. Suelen simular diferentes relieves como rocas, alguna colina, etc. La gracia que tienen es que al ser como una peana gigante, se pueden cuidar mucho los detalles y pintarlos con mimo, consiguiendo una superficie de juego increíble. Su contrapartida, a parte del precio, es que suelen ser algo más complicados de guardar. Los que son modulares pueden apañarse mejor, pero hay que tener mucho cuidado de que no se estropeen al guardarlos. El ejemplo más conocido es el tapete de Citadel, que cuesta la friolera de 260€

  • Tapete: Esta segunda opción da mucho más juego, ya que es más económica (en algunos casos) y mucho más fácil de guardar. Como contrapartida hay que tener en cuenta que el resultado no será nunca tan realista como un tablero texturizado, pero puede hacer el apaño muy bien. Existen diferentes materiales:
    • PVC: Es el más extendido. El resultado entre calidad, robustez, etc. es bastante equilibrado. Suelen rondar los 30-40€ para mesas de 1,2m x 1,8m.
    • Neopreno: Esta opción está compuesta del mismo material que las alfombrillas de los ratones gamer que están tan de moda. Es caro, hablamos de seguramente el doble que los de PVC, pero el material es genial. Es blandito, no se escurre de la mesa y suele tener muy buena definición.
    • Tela: Es una alternativa interesante que suele estar un pelín más cara que la de PVC. Se guarda genial y siempre se le puede dar un planchado si se arruga o lavadora si se ensucia.

En mi caso, decidí hacerme con un tapete de neopreno de estilo hierba. Pese a que el tapete texturizado también me llamaba la atención, me pareció que guardarlo y trasportarlo era demasiado engorroso. El nivel de calidad es muy bueno, y cubre perfectamente toda la mesa que vimos en el anterior artículo. Aquí podéis verlo dentro del saco que trae para trasportarlo y guardarlo:

El siguiente paso es la escenografía, habrá que pensar cuidadosamente cual interesa más y sobre todo que materiales utilizar para pintarla.

Conversión Bibliotecario de los Grey Knights

Montando una unidad de Exterminadores de los Grey Knights con un amigo se nos ocurrió utilizar al bibliotecario de los Dark Angels y trasformarlo en uno de su capítulo. La figura original es la siguiente:

Para conseguir el resultado de la miniatura que podéis ver más abajo, hicimos los siguientes cambios:

  • Sustituir hombreras por hombreras de Exterminador.
  • Sustituir el brazo izquierdo por uno de los brazos de Grey Knight.
  • Cambiar la espada a una alabarda.
  • Añadir sellos de juramentos en varios puntos de la miniatura.

Finalmente, el resultado creo que es bastante bueno y ayudado con la pintura puede quedar muy bien, a ver que os parece: